Seguros y garantías. Si no paga el inquilino, paga nuestra empresa.

En arrentix.com ponemos a disposición de nuestros clientes deforma totalmente GRATUITA el servicio de Máxima tranquilidad, el cual consta de un seguro de impago de renta, cobertura de actos vandálicos y servicio Jurídico incluido, contamos con el seguro de ARAG  para garantizar a nuestros propietarios el cobro y buén mantenimiento del inmueble objeto del arrendamiento. También ofrecemos servicios de arbitraje de derecho y equidad como colaboradores autorizados de la ¨Fundación de arbitraje Notarial¨ la cual respalda todas nuestras gestiones tanto en alquiler como en compraventa de inmuebles, así garantizamos a nuestros clientes que todos los procesos cumplirán la legalidad vigente, tendrán asistencia y servicio jurídico ajustados a derecho.

 

 

 

 

La Fundación de Arbitraje Notarial es una institución arbitral nacida al amparo de la vigente Ley de Arbitraje, la Ley 60/2003, de 23 de diciembre, cuya finalidad es la de administrar justicia con total rigurosidad, imparcialidad, e independencia, al igual que los órganos judiciales estatales; con gran accesibilidad y rapidez, como resultado de la flexibilidad que ofrece la actual regulación legal en materia de arbitraje; y con la total transparencia que caracteriza el arbitraje administrado por la Fundación de Arbitraje Notarial.

 

La vocación principal del arbitraje de la Fundación de Arbitraje Notarial es la de acercar la aplicación de la justicia a las personas, siempre teniendo como máxima el respeto de los principios establecidos en el artículo 24 de la vigente Ley, como son los de igualdad, audiencia y contradicción, que deben presidir todo procedimiento arbitral, y que constituyen en esencia la garantía de la correcta y justa utilización de la figura jurídica del Arbitraje.

 

En un sentido más específico, la Fundación de Arbitraje Notarial pretende un ideal de accesibilidad, de manera que la resolución de un conflicto resulte lo menos gravosa posible a las partes implicadas en el mismo; un ideal de transparencia, estando las partes continuamente informadas de las actuaciones realizadas, la fase y la situación en la que se encuentra el procedimiento; y ante todo, un ideal de rapidez, por cuanto una resolución que ponga fin a un litigio, si bien puede ser correcta en cuanto a su contenido, si se emite y aplica con demora en el tiempo, puede perder parte o incluso la totalidad de su valor.

Como consecuencia de todo lo anterior, la Fundación de Arbitraje Notarial tiene por finalidad última, la gestión y administración de arbitrajes para la resolución de controversias sobre materias para las que la figura jurídica del Arbitraje resulte idónea, sobre la Jurisdicción Estatal, o sobre cualquier otro medio de resolución de conflictos.

El arbitraje como medio alternativo a la resolución de conflictos

 

Qué es el Arbitraje

 

arrentix arbitraje notarial

 

El Arbitraje

constituye un medio alternativo de resolución de conflictos, al que pueden recurrir las personas que sean parte en una determinada relación jurídica, mediante la suscripción del correspondiente convenio arbitral. Es alternativo, por cuanto las personas pueden optar por esta fórmula de resolución de cuestiones litigiosas en lugar de recurrir a los órganos judiciales del Estado, esto es, al poder judicial.

 

No obstante, comparte una característica común con la jurisdicción ordinaria, ya que en ambos casos es un tercero ajeno a las partes integrantes de la relación de la que deriva la controversia, quien decide acerca de la misma. En el caso del arbitraje, la resolución que pone fin al litigio es emitida mediante un laudo, equivalente, a todos los efectos, a una sentencia judicial.

 

En cuanto a las materias susceptibles de ser objeto de arbitraje, la vigente Ley, en su artículo 2.1, establece que son susceptibles de arbitraje las controversias sobre materias de libre disposición conforme a derecho. Por lo tanto, el objeto sobre el que recae el arbitraje, son aquellas materias disponibles conforme a derecho para las partes.

 

Existen dos modalidades de Arbitraje. La primera es el Arbitraje de Equidad, en la que podrá ser árbitro, en general cualquier persona, que decidirá según su saber y entender, y sin tener que aplicar ni sujetarse a las normas legales que regulan la materia objeto de litigio. La segunda modalidad, que es por la que establece preferencia la vigente Ley de Arbitraje, es el Arbitraje de Derecho, en la que el árbitro debe ser abogado en ejercicio, salvo pacto en contrario. El Arbitraje de Derecho, que es el recomendado por la Fundación de Arbitraje Notarial, es la forma más próxima a la vía judicial ordinaria, y en él, el árbitro, salvo acuerdo expreso en contrario, debe ser abogado en ejercicio y está obligado a aplicar y sujetarse la normativa establecida por el ordenamiento jurídico al supuesto ante el que se halle, exactamente igual que el Juez estatal.

 

Ventajas

 

Someter un litigio a la Justicia Ordinaria comporta importantes inconvenientes, como son el tener que soportar elevados costes previos al procedimiento, así como la frecuente demora en el tiempo hasta la finalización del procedimiento. Las principales ventajas que tiene el Arbitraje sobre la Jurisdicción Ordinaria son que, siendo igual de eficaz, al ser el laudo un título ejecutivo como lo son las sentencias judiciales, es una forma de administración de Justicia más rápida, por cuanto la flexibilidad que caracteriza el arbitraje permite que el procedimiento se adapte al caso concreto, y más económica, al no ser necesario estar asistido por abogado ni representado por procurador.

En el caso de los arbitrajes administrados por la Fundación, concurren, además de las anteriores ventajas, las de accesibilidad, en tanto que la Fundación pone a disposición de las partes las facilidades que ofrecen las nuevas tecnologías, y de transparencia, ya que las partes estarán continuamente informadas de

las actuaciones realizadas, la fase y la situación en la que se encuentra el procedimiento